El corazón y la importancia de la Coherencia Cardiaca (y estrategias para  mejorarla)

Parte 3

La coherencia cardíaca o coherencia neurocardiovascular es el estado de armonía existente entre el corazón y el cerebro, o el sistema cardiovascular y el sistema nervioso central.

En esta entrada aprenderemos un ejercicio de coherencia cardíaca (quien necesite más información puede leer los artículos anteriores).

PRACTICA

- Reservar 15 minutos para realizar el ejercicio.

- Elegir un lugar tranquilo.

- Se puede realizar en silencio o con una música suave de fondo.

- Sentarse en una postura cómoda (también puede ser acostado/a, pero existe la posibilidad de quedarse dormido, así que es preferible la posición sentada).

- Cerrar los ojos.

- Comenzar con unos minutos de respiración consciente en la que se lleva toda la atención a la entrada y salida del aire, sintiendo cómo se llena el abdomen durante la inspiración, y como se vacía durante la espiración.

- Seguir respirando y llevar la atención a la zona del pecho.

Quedarse así unos minutos. Pensar y sentir cómo se llenan los pulmones con la entrada de aire y cómo se vacían con su salida, sentir el latido del corazón, las sensaciones de la ropa sobre la piel, etc. (en la zona del pecho).

- Luego se añadirá otro componente: la EMOCION.

Evocar una situación que fue agradable en el pasado: una situación divertida, feliz, tranquila, amorosa, de gratitud… recordarlo y sentirse como en aquel momento.

Llenarse de esa emoción, mientras se sigue respirando y sintiendo la zona del pecho. Tratar de inundarse de aquella emoción o sentimiento positivo y hacer que se expanda por todo el cuerpo.

- Quedarse respirando tranquilamente durante unos minutos, en calma, sin prestar ya atención a nada en particular más que al lugar y el momento.

Luego volver poco a poco del ejercicio con suaves movimientos corporales, y por último abriendo los ojos.

FRECUENCIA Y CONSTANCIA

Se puede practicar este ejercicio todos los días una o dos veces al día, por la mañana y por la noche (o en cualquier momento).

Con la práctica, la coherencia cardiaca se lograra con mayor facilidad.

“Nada es más honorable que un corazón agradecido” Séneca