La Osteopatía y el músculo diafragma

El diafragma es el principal musculo inspirador (con el que tomamos aire) y constituye una continuidad entre el tejido conectivo del abdomen y el tórax.

Recordemos que el tejido conectivo o fascia es una membrana fibrosa, parecida a una tela, que envuelve e interconecta todas las estructuras del cuerpo (huesos, músculos, vísceras, venas, arterias, etc.)

Este músculo, debido a las conexiones que posee, puede generar distintos síntomas.

- Conecta con la columna lumbar alta (pudiendo generar dolor lumbar).

- Conecta con las costillas bajas (y estas conectan con la columna dorsal, la parte media de la espalda, pudiendo generar dorsalgias).

- Conecta hacia arriba con los pulmones y de estos nacen ligamentos (ligamentos vertebropleurales) que se dirigen a las vértebras cervicales, pudiendo generar cervicalgias (dolor de cuello).

Todas estas relaciones del diafragma hacen muy importante su evaluación y tratamiento, ya que es frecuente su disfunción (perdida de movilidad), debido sobre todo a aspectos emocionales (estrés).

La osteopatía es un abordaje global que busca disfunciones del cuerpo humano (perdidas de micromovilidades); una de las estructuras frecuentemente tratadas es el diafragma, debido a su importancia mecánica en el cuerpo humano.