Tres Leyes del Cuerpo: Equilibrio, Economía y Confort

El cuerpo humano obedece a tres leyes:

1) EQUILIBRIO

2) ECONOMIA (busca gastar la menor cantidad de energía)

3) CONFORT (busca que no exista dolor)

EQUILIBRIO:

El equilibrio es lo fundamental, y para sostenerlo el organismo utiliza recursos que sean lo más económicos posibles (con el menor gasto de energía).

El equilibrio perfecto, inmóvil, no existe.

Una clara analogía es el equilibrista sobre una cuerda: buscando siempre estabilizarse a través del movimiento y balanceo; y si este se quedase quieto, se caería.

El problema aparece cuando este equilibrio se rompe debido a multitud de factores, como son:

- Malas posturas mantenidas.

- Malos movimientos repetitivos.

- Estilos de vida demasiado sedentarios o con exceso de actividad sin el descanso necesario.

- Mala alimentación.

ECONOMIA:

El cuerpo humano buscas gastar la menor energía posible, utilizando la menor cantidad de recursos para lograr un estado de equilibrio y confort (no dolor).

Las funciones básicas (como la postura, respiración, circulación, digestión, etc.) deberían consumir poca energía, y de esta forma el individuo dispondrá de más recursos para acciones de movimiento y relación (tener intercambios con su entorno).

Si la gestión energética no fuera económica se cansaría y agotaría perdiendo las ganas de moverse y comunicarse.

CONFORT:

El ser humano está dispuesto a todo para no sufrir.

Se curvara, disminuirá su movilidad, y todas estas adaptaciones le generaran un mayor gasto de energía, pero recuperando su confort.

Vemos pues que el cuerpo intenta por encima de todo mantener el equilibrio y el confort, aumentando el gasto energético.

Para vivir con comodidad y no sentir dolor, el cuerpo generara adaptaciones y compensaciones tanto en el sistema musculo esquelético, visceral, etc.

El objetivo de la osteopatía es buscar cualquier disfunción (perdida de movilidad), para que el organismo disponga de mayor equilibrio, confort, y de la manera más económica posible.