• Eduardo Picasso

Contracturas cervicales y la influencia de la respiración (Parte 3)



SI QUERES EXPERIMENTAR TODO LO QUE ESTUVIMOS APRENDIENDO:


Practica este ejercicio respiratorio cada día; si logras hacerlo durante 30 días sería lo ideal (la repetición y la constancia son claves).


EJERCICIO RESPIRATORIO:


- Inspira (por la nariz) profundamente, después espira normalmente (por nariz o boca).


- Inspira profundamente, después espira normalmente.


- Inspira profundamente, después espira normalmente.


- Hacelo al ritmo que te resulte más cómodo y repetilo 30 veces (en total).


- Luego de la última inspiración (la numero treinta) espiramos completamente (soltamos “todo” el aire)


- Luego inspiramos de nuevo profundamente, y por ultimo espiramos nuevamente normal y esperamos (aguanta la respiración después de espirar y espera hasta que sientas la necesidad de inspirar de nuevo - sostenemos el aire adentro sin soltarlo, pero de manera relajada y sin forzar -).


Cuando aguantas la respiración después de espirar (en el último ciclo), tu cuerpo retiene una gran cantidad de dióxido de carbono y lo compensa liberando más oxígeno en la mitocondria (esta proporciona la energía para las células de tu organismo – "la planta eléctrica celular” -).


Por tanto, cuando respiramos más profundo y de manera consciente, podemos generar más energía en la célula.


Aguantar la respiración después de espirar conduce a una reacción parasimpática (en otras palabras, te relajas).


Esto genera más energía y el oxígeno tiene “más espacio” para penetrar con más profundidad en la célula.


¿CUANDO DEJAR DE HACER EL EJERCICIO?


Si sentís un hormigueo, mareos o debilidad, es momento de dejar de hacer el ejercicio (si eso ocurre no es ningún problema; rápidamente te vas a recuperar y no es para nada molesto).


¿SE PUEDEN HACER MAS DE 30 RESPIRACIONES?


Con un solo ciclo de 30 respiraciones es suficiente, pero puede hacerse un segundo ciclo (en total 60 respiraciones)