• Eduardo Picasso

Importancia de la elongación y sus beneficios (Parte 3)

Actualizado: 28 ene





La forma de elongar más segura y utilizada, explica el doctor Andrade Bueno, "es el posicionamiento del músculo en situación de distensión en el límite de tolerancia (sin dolor) y sostener esta posición hasta 30 segundos”.


Antes que nada, Durante los estiramientos NUNCA debemos sentir dolor. No pretendamos recuperar la elasticidad muscular perdida durante muchos años en una semana (ni en un mes).


CONSEJOS A LA HORA DE ELONGAR


- Comenzar de a poco, y hacerlo lentamente; a medida que se adquiere práctica se hace más fácil.


- No forzar: se puede sentir una ligera tensión al elongar, pero no debe doler; sobreestirarse puede generar dolor y lesiones.


- No aguantar la respiración: respirar profundamente ayuda a relajarse y hace más fácil la elongación.


- Si va a elongar sin haber hecho ejercicio previamente, precalentar el cuerpo durante unos minutos con movimientos suaves como caminar o marchar en el lugar.


- Elongar todos los grupos musculares principales, aguantando cada elongación por, al menos, 30 segundos.


- Tratar de elongar tres veces por semana y la mayoría de los días en los que haga ejercicio.


- Si tuvo alguna lesión o tiene alguna afección crónica, tenga especial cuidado al elongar (consulte a su médico).


- Escuchar al cuerpo: no querer copiar a otros o llegar a una posición especifica; todos tenemos un grado de flexibilidad diferente (en parte dada por nuestros genes).


Otra posibilidad muy recomendable, es elongar a lo largo de la jornada, en lugar de hacerlo en un solo momento y durante un tiempo extenso; un par de movimientos de estiramientos por la mañana, durante los descansos, en la oficina, etc., puede revitalizar la mente y el cuerpo.