• Eduardo Picasso

Las cuatro leyes de la Osteopatía

Actualizado: 27 ene






1) EL ORGANISMO ES UNA UNIDAD


Todas las partes del cuerpo se encuentran integradas.


A nivel anatómico, puede observarse que la totalidad del cuerpo y sus sistemas están unidos por medio de la fascia (membrana fibrosa parecida a una tela, que envuelve todas las estructuras y las interconecta).


2) LA ESTRUCTURA GOBIERNA LA FUNCIÓN (Y VICEVERSA)


En el organismo existen estructuras ubicadas de acuerdo a su función.


No es casualidad que una arteria este en un lugar determinado, una articulación tenga una determinada forma o que un músculo posea la fuerza y consistencia que lo caracteriza.


3) EL CUERPO CUENTA CON MECANISMOS DE AUTORREGULACIÓN


El cuerpo humano está en constante búsqueda de equilibrio, como ocurre con un equilibrista que avanza sobre una cuerda, generando pequeños reacomodamientos para no caerse.


Este fenómeno se logra gracias a la integración de todas las estructuras que componen el organismo, que están interconectadas y su mutua influencia hace que este proceso de reequilibración se pueda llevar a cabo.


4) EL ROL DE LA ARTERIA ES SUPREMO


En 1874, el creador de la Osteopatía Andrew Still comparaba al cuerpo humano con un campo fértil: si no es regado, la cosecha será inviable y no crecerá, se secara.


Algo parecido ocurre con nuestro organismo: es fundamental la correcta circulación de los líquidos para el normal funcionamiento de sus células.


La Osteopatía busca mejorar la movilidad (micro-movilidades) de los diversos componentes del sistema corporal, con el objetivo de que puedan cumplir su función correctamente.