Contracturas cervicales y la influencia de la respiración
("estrategias para respirar mejor")

Parte 2

En esta entrada vas a comprobar tu ritmo respiratorio, para luego en la próxima aplicar un ejercicio para mejorarlo.

¿NOS “EXIGIMOS” COMO LOS CICLISTAS DEL TOUR DE FRANCIA?

Solemos observar con fascinación las hazañas deportivas de los ciclistas del Tour de Francia.

Es difícil pedalear durante 3 semanas seguidas, haciendo un promedio de 150 kilómetros por día.

Sin embargo, una persona con cansancio crónico que está sentada en su sillón viendo la carrera, es probable que tenga un ritmo respiratorio alto, y de esta forma “trabaja casi igual de duro” que un atleta de alto rendimiento.

Cuando un deportista de competición descansa, sólo respira seis veces por minuto y tiene un ritmo cardíaco de menos de cuarenta pulsaciones por minuto.

Las personas que están cansadas respiran demasiado rápido todo el día y la mayoría tiene un ritmo cardíaco superior a setenta pulsaciones cuando descansa.

Recordemos que los músculos accesorios de la respiración (Escalenos, Trapecios, etc.) se fatigan y pueden llegar a contracturarse debido a la presencia de una frecuencia respiratoria demasiado elevada (sostenida en el tiempo).

COMPROBACION DEL RITMO RESPIRATORIO

Cada respiración comienza cuando empezás a tomar aire y termina cuando dejas de soltarlo (justo antes de inspirar de nuevo).

Así que si querés conocer tu ritmo respiratorio, contá cada cuánto respiras durante sesenta segundos y vas a conocerlo (importante para tener un parámetro)

“SIEMPRE” PREPARADOS PARA LA ACCION

Si respiras más de diez veces por minuto, entonces tu cuerpo está preparado para la acción de un modo que no es compatible con estar sentado tranquilamente.

Mucha gente respira trece, quince, diecisiete, veinte o más veces por minuto.

Al estar respirando, por ejemplo, dieciocho veces por minutos, tu sistema respiratorio esta “actuando” como si estuvieras corriendo por los Bosques de Palermo, y esto desde ya no es favorable mantenerlo durante todo el día.

En la próxima entrada (ahora sí) vamos a hablar de un ejercicio de respiración específico para mejorar lo antedicho.

“No importa cuán despacio vayas mientras sigas en constante movimiento”. Confucio