Carga alostática y su influencia en el equilibrio cuerpo-mente

Cuando el organismo se ve sometido a un elemento estresor de manera continuada su equilibrio interno se ve afectado.

Aparece lo que se conoce como carga alostática: el cuerpo trata de recuperarse tras un evento estresante, pero no tiene el tiempo o energía suficiente ya que el estresor sigue activo, y el organismo se “acostumbra” a vivir con esa sobrecarga.

Esto genera un nuevo estado de equilibrio en que el sistema corporal posee menos capacidad de tolerar nuevas cargas.

El estrés que acumulamos no se aloja en “compartimentos independientes”, es decir, no tenemos por un lado el “compartimento del estrés emocional”, por otro el “compartimento del estrés físico” y por otro, el “compartimento del estrés psicológico”.

Todos se suman en una especie de “compartimento general”, hasta que llega un momento en que el cuerpo no puede adaptarse más, apareciendo diversos síntomas (dolor, fatiga, etc.).

Un claro ejemplo sería una persona que está sentada en el asiento delantero de un vehículo: al girar para buscar algo en el asiento trasero, refiere la aparición repentina de un dolor muy intenso en su espalda.

Podríamos pensar que la causa fue ese único movimiento, pero la realidad es que existe una acumulación de “causas”, que terminaron generando ese “efecto final”.

El objetivo de la osteopatía es buscar disfunciones (perdidas de movilidad) en el organismo, y de esta forma quitar cargas mecánicas al sistema corporal para que este pueda reorganizarse y reequilibrarse por sí mismo.